Consejos para ofrecer mejores cuidados a personas con dependencia.

Una de las facetas más importantes de la labor del Cuidador es la atención social y emocional de las personas a las que cuidan. A continuación se enumeran una serie consejos para mejorar los cuidados de una persona con dependencia:

1. Salir a dar paseos: siempre que la persona tenga un mínimo de movilidad, el salir a dar un paseo le ayudará a romper con esa sensación de aislamiento.

2. Escucharle y conocerle: hablar con la persona, preguntarle cómo está y contarle cosas que pasan en la ciudad y el barrio, le hará sentir parte de su comunidad Por otro lado, involucrarse con las cosas que le gustan para buscarle pequeñas distracciones que le hagan más ameno su día a día, como por ejemplo escuchar música, leer un libro o ver un programa de televisión.

3. Mantenerle en contacto con sus amigos y familiares: organizar de vez en cuando comidas familiares, o acompañarle a ver a sus amigos o que estos les visiten a su casa, es esencial para que la persona se mantenga involucrada y se sienta menos sola.

4. Hacerle sentirse seguro: añadir un cerrojo extra o darle un móvil y enseñarle a usarlo en caso de emergencia puede ayudar a que la persona se sienta más tranquila.

5. Llegar a acuerdos: tomar en consideración las preferencias de la persona a la que se cuida, en lugar de darle siempre lo mismo de desayunar o hacer las mismas actividades por la tarde, preguntarle que le apetece y llegad a algún acuerdo y permitirle algún capricho de vez en cuando.

6. Darle el control de pequeñas cosas: hay que tratar de darle autonomía siempre que se pueda pero facilitándole las cosas: permitiéndole peinarse, ir al baño solo/a; dejándole todo a mano donde pueda encontrarlo; poniéndole apoyos en el baño o ducha. Por ejemplo, un detalle muy importante, es dejarle el mando de la tele a mano o dejarle sus emisoras de radio pre sintonizadas.

7. Tener paciencia y hablarle con cariño: en la medida de lo posible, los cuidadores deben dirigirse a la persona con dependencia con cariño y dulzura y, sobre todo, tienen que ser pacientes. Por ejemplo, si tarda mucho en comer, dejarle a su aire u ofrecerle ayuda de manera sutil y si se resiste a la ayuda, que se tome su tiempo. Si se le cae algo o tiene cualquier problema, quitarle importancia al asunto y decirle que es normal, así lo seguirá intentando.

8. Pasar tiempo con él/ella: buscar un juego en común o algo que os guste hacer juntos (cocinar, regar las plantas, cuidar de una mascota), esto ayudará a estrechar los lazos. Incluso se le puede pedir que ayude con alguna pequeña labor de casa, se sentirá muy útil.

9. Hacer que se sienta acompañado/a: contarle en todo momento qué estás haciendo y por qué, sentirá que se le tiene en cuenta y sabrá siempre dónde estás por si te necesita. Por ejemplo, si está en silla de ruedas y se va a estar toda la tarde en la cocina, llevárselo consigo, aunque se esté atendiendo a la cocina.

10. Tocarle y profesarle muestras de cariño: el hecho de tocarle el hombro cuando te acerques a preguntarle algo, o darle un beso antes de dormir, le hará sentirse muy querido/a. Son esos pequeños gestos que se pueden regalar y que le hará feliz.

Artículo original: http://www.elrincondelcuidador.es

, , ,
Asumir el rol de cuidador de personas con dependencia.
Puntos clave para cuidar a una persona enferma de alzheimer

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.