DIA DEL MAYOR, DIA DEL BUEN TRATO

¿Te gusta saber en qué día estamos hoy? ¿Eres de los que lo celebran todo? Yo sí. Me gusta dedicar días a casi todo porque pienso que casi todo lo que sucede tiene su importancia.

En mi labor de conmemorar los días internacionales no podía pasar por alto los días 01 y 02 de octubre días dedicados a las Personas Mayores y a la No Violencia respectivamente.

¿Qué pasaría si juntásemos los dos días? Pues que estaríamos celebrando el día de la no violencia a las personas mayores o lo que es lo mismo EL BUEN TRATO HACIA LAS PERSONAS MAYORES. Si, mejor así. Soy de las que le gusta plantear las cosas en positivo, creo que así el efecto que causa es mucho más acertado.

Pero ¿qué es el buen trato? Evidentemente una manera de establecer comunicación, es decir de tratar con las personas, pero no de cualquier manera. A mí me gusta distinguir tres maneras de tratar a las personas, o tres escalones del trato.

En el escalón de abajo, es decir, la peor de las maneras de tratar a una persona es el MALTRATO. Se puede definir como cualquier acto u omisión que produzca daño intencionado o no practicado sobre personas mayores. Suele ocurrir en el medio familiar, comunitario o institucional, vulnera el principio de autonomía y el resto de los derechos fundamentales de las personas. Puede tipificarse como delito y normalmente así está determinado en la legislación de cada país.

En el segundo escalón, o escalón intermedio, está el TRATO INADECUADO. Este, no es un delito, ni está tipificado como falta, pero no es el trato correcto que debe éticamente de mantenerse con una persona. Se considera trato inadecuado cualquier comportamiento que altere la independencia económica, seguridad y tranquilidad del mayor. Se produce en situaciones muy comunes. Por ejemplo cuando en el seno familiar se toman decisiones que afecten al mayor sin consultar con la persona afectada. ¿Sabes de alguien que haya sido ingresado en una residencia de mayores sin haberle preguntado?, ¿o alguien que haya ido “engañado”?

Por último, en el escalón más elevado, el mejor de los tratos hacia las personas. El BUEN TRATO. Como no puede ser de otra manera, los mayores, al igual que el resto de los ciudadanos, tienen derecho a vivir en entornos donde sean tratados con respeto. El buen trato, se puede definir como la manera de interactuar de manera correcta (ética) y socialmente afectiva.

Es establecer relaciones con otra persona y con el entorno de manera que promueven un sentimiento mutuo de reconocimiento y valoración.

Es una forma de comunicarse que genera satisfacción y bienestar entre quienes interactúan. Este tipo de relación además, es una base que favorece el crecimiento y el desarrollo personal.

Las relaciones de Buen Trato parten de la capacidad de reconocer que “existe un YO y también que existe un OTRO, ambos con necesidades diferentes que se tienen en cuenta y se respetan…”

El colectivo de personas mayores está considerado como vulnerable. Dadas las características físicas, sanitarias, sociales y económicas, posiciona a este grupo de población con un mayor riesgo, por lo que es necesaria una discriminación positiva o trato de favor en ciertos ámbitos. Por ejemplo, reservar asientos en el autobús, dotar de bancos las calles y plazas, eliminar ciertas barreras arquitectónicas y cómo no, dotar de recursos socio sanitarios a los mayores dependientes para poder mantenerse en el medio habitual de convivencia el mayor tiempo posible.

Como ves, el Buen Trato no debe de darse solo a nivel interpersonal, sino también a nivel social e institucional. Por eso es tan importante que tanto personas, como empresas e instituciones hagan un “giño” a las personas mayores y se conviertan en entidades amigables con las personas mayores. Que se sientan y actúen de manera “Señor Friendly”
Pero ¿qué necesitamos para llevar a cabo el Buen Trato a los mayores a todos estos niveles? En mi opinión tan solo son necesarias dos cosas:

  1. EMPATÍA: La capacidad de ponerse en el lugar del otro, ayuda a comprender mejor el comportamiento en determinadas circunstancias y a entender la manera por la cual el otro toma las decisiones.Ser empático es tener afinidades e identificarse con otra persona. Es saber escuchar a los demás, entender sus problemas y emociones
  2. ASERTIVIDAD: “la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento”. Es el punto intermedio entre la agresividad y la pasividad en el trato.

Si tienes en cuenta estos dos requisitos, no solo contribuyes a desarrollar el Buen Trato en tu entorno, sino que los efectos positivos que produce harán que te sientas mejor contigo mismo y en armonía con el medio que te rodea.

FELIZ DÍA DEL MAYOR Y FELIZ DIA DEL BUEN TRATO

Éxito de la jornada Fragilidad en la vejez
Adiper, MENS SANA IN CORPORE SANO

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.