Golpes de calor: que son y como identificarlos

Esta semana queremos hablaros de un tema muy del varano. No nos referimos a las agotadoras canciones del verano de la talla de “bomba” o “la barbacoa”. Esta semana queremos hablaros de algo más serio, los golpes de calor.

Qué es un golpe de calor

Un golpe de calor se origina cuando nuestra temperatura aumenta por encima de los 40º. El cuerpo humano funciona en torno a los 37 grados y es bastante sensible a las variaciones externas. Para ello, dispone de mecanismos que regulan su temperatura, como el sudor, y distribuyen el calor mediante la sangre y lo expulsan hacia el exterior.
Cuando se sufre un golpe de calor todos estos mecanismos dejan de funcionar, aumenta la temperatura de nuestro cuerpo y empezamos a perder líquidos. Si no se detiene esta situación, podríamos llegar a padecer mareos, daños neurológicos, agravar otras enfermedades que padezcamos… llegando incluso al extremo de morir.

abuelo y su nieto disfrutando del verano

Debemos tener especial atención con grupos especialmente sensibles, como son los niños y las personas mayores. Para estos colectivos debemos prestar más atención y tener mayores cuidados, e incluso si es necesario requerir la ayuda de profesionales que ofrezcan servicios que nos ayuden a ofrecer un mejor servicio, por ejemplo, servicios de atención y acompañamiento, confiando en organizaciones con experiencia y trayectoria, buscando a tu profesional de confianza en tu localidad y pidiendo que te dé el servicio en tu destino turístico para tu mayor comodidad.

 

Cómo identificamos un golpe de calor

Los síntomas para identificar un golpe de calor son muy numerosos y, aunque se pueden confundir con síntomas de otras afecciones, es importante que si sentimos uno o varios de estos síntomas tomemos medidas de inmediato.
A continuación, os detallamos algunos de los síntomas más frecuentes que se relacionan con los golpes de calor:

  • Mareo. Si sientes mareos puede ser debido a una bajada de tensión, pero si sufres mareos en esta época es probable que sea debido a un golpe de calor.
  • Confusión, desorientación, e incluso desvanecimiento, muy relacionado con los mareos anteriores, síntoma también relacionado con los golpes de calor.
  • Sudoración excesiva al principio, con posterior falta de sudor.
  • Enrojecimiento y sequedad de la piel, síntoma inequívoco de que hemos tomado el sol de manera excesiva, lo cual es un síntoma de alarma.
  • Fiebre con temperatura corporal de más de 39,4º, Aunque cada persona tiene un límite diferente de temperatura, ya que no se trata de algo exacto, sí que puede ser un valor de referencia los 39,4 grados. No obstante, si en verano llegaras a los 40 grados deberías tomar medidas de inmediato.
  • Aceleración del ritmo cardíaco con latido débil.
  • Dolor de cabeza, que es algo muy frecuente en esta época del año y que suele aparecer incluso horas después de haber tomado el sol.

Estos son algunos de los síntomas que puedes tener si estás empezando a sufrir un golpe de calor, es decir, se suelen dar en situaciones iniciales o, incluso, pueden ocurrir pasadas unas horas después de haber estado tomando el sol, por ejemplo, esa misma noche, al acostarnos… Si es así, basta con tomar algunas precauciones básicas. Pero si sufres algunos de los signos que detallamos en el siguiente punto, deberías tomar medidas inmediatas para evitar males mayores.

Signos de alarma ante un golpe de calor

  • Piel que se siente caliente y seca pero no sudorosa.
  • Confusión o pérdida del conocimiento.
  • Vómitos frecuentes.
  • Inconsciencia.
  • Ataques con convulsiones.
  • Siente como que le falta el aire o tiene problemas para respirar. En cualquiera de estas situaciones lo más recomendable es acudir al centro de salud más cercano lo más deprisa posible.

Ahora que sabemos qué es un golpe de calor y conocemos sus síntomas, ya podemos identificar cuando alguien está sufriendo un golpe de calor. En el siguiente punto toca hablaros de qué hacer en estos casos.

Qué hago en casos de golpes de calor

beach-people-1081769Si tú o alguien en tu entorno ha sufrido algunos de los síntomas que hemos descrito anteriormente, entonces es muy probable que esté sufriendo un golpe de calor. Seguidamente encontrarás una serie de consejos prácticos para poner en práctica en caso golpes de calor.

  • Llamar al teléfono de urgencias. Esto es lo primero que debes hacer para que los especialistas puedan asesorarte vía telefónica y se personen lo antes posible para tratar la urgencia.
  • Poner a la persona en un sitio fresco a la sombra, y colocarle los pies en alto. De continuar al sol, la temperatura no descendería e incluso podría subir más.
  • Desvestir a la persona e intentar disminuir la temperatura corporal, colocando tela mojada o hielo en las axilas o ingles.
  • Si es posible, mover a la persona afectada a zonas con aire acondicionado o ventilador.
  • Si la persona tiene una temperatura superior a 40ºC bañarla con agua fría hasta llegar a 38ºC. En ese momento se debe dejar de aplicar frío para evitar posibles hipotermias.
  • Controlar cada 15 minutos la temperatura, para que en el caso que suba someterle a tratamientos más fríos.

Ahora que sabemos qué es lo que debemos hacer cuando alguien sufre un golpe de calor, queremos recordarte no obstante que el mejor remedio es la prevención. Si evitamos situaciones que puedan propiciar un golpe de calor, será el mejor remedio que podamos aplicar.

Y, como os queremos mucho y queremos que os cuidéis y sobre todo que disfrutéis del verano, os dejamos esta extra de 10 consejos para prevenir los golpes de calor este verano:

Decálogo para prevenir un golpe de calor y disfrutar del verano.

pareja de mayores disfrutando del verano

  1. Hidrátate correctamente. Debes beber entre 1,5 y 2 litros de agua al menos cada día, aunque no sientas sed y con independencia de la actividad física que realices.
  2. No abuses de las bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden hacerte perder más líquido corporal.
  3. Especial cuidado de nuestros mayores que tengan enfermedades que puedan verse agravadas con el calor, como patologías cardíacas
  4. Permanece el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refréscate cada vez que lo necesite.
  5. Procure reducir la actividad física y evitar practicar deportes al aire libre en las horas más calurosas (de 12.00 a 17.00).
  6. Use ropa ligera, holgada y que deje transpirar a tu piel.
  7. Nunca dejes a ninguna persona o animal en un coche aparcado y cerrado ya que es muy fácil que sufran un golpe de calor.
  8. Consulta a tu médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.
  9. Mantén los medicamentos en lugares frescos y secos, y que con el calor se pueden alterar su composición y sus efectos.
  10. Haz comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (por ejemplo: ensaladas, frutas, verduras, zumos…).

Ahora, a disfrutar del verano, del sol, de la playa y de nuestros mayores.

Adiper, Ayuda a Domicilio y Personalizada
Alimentación saludable en verano

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.