Alimentación saludable en verano

Alimentación saludable en verano

Cuando llega el verano debemos de cuidar mucho nuestra alimentación e hidratación, para sobrellevar adecuadamente los excesos de temperaturas y evitar mareos, deshidratación y otros posibles cuadros de salud que son provocado por las temperaturas elevadas.

Varios expertos del ámbito de la nutrición, han elaborado una guía con recomendaciones generales y equilibrada para personas con algún grado de dependencia, centrándose en las necesidades energéticas según el rango de edad y la actividad física, en situaciones concretas de sedentarismo.

La guía se basa en los principios de la alimentación saludable:
– Disfrutar de una amplia variedad de alimentos.
– Comer con regularidad.
– Equilibrio y moderación.
– Mantener un peso corporal saludable para sentirse bien.
– Cinco raciones de fruta y verduras al día.
– Basar la dieta en alimentos ricos en carbohidratos.
– Beber muchos líquidos.
– Grasas con moderación.
– Moderar el consumo de sal.
– Para cambiar de hábitos: empezar lo antes posible e ir introduciendo los cambios de forma gradual.

Para consultar y descargar la Guía completa, puedes hacerlo aquí: Guía Recomendaciones de Alimentación para Centros de Personas Mayores y Personas con Discapacidad (http://www.ladependenciaencasa.com/blog/wp-content/uploads/2015/03/recomendaciones_alimentacion_centros_mayores_discapacitados.pdf )

Para planificar una dieta adecuada en los meses de verano, tenemos que tener en cuenta el incremento de la temperatura que hace que necesitemos consumir menos alimentos para el mantenimiento y estabilización de la temperatura corporal. Sin embargo, las personas mayores no pueden descuidar su dieta, y precisan un aporte energético y de nutrientes adecuado a sus necesidades, a expensas de alimentos con menor aporte energético (frutas, verduras y hortalizas), pero más ricos en vitaminas, sales minerales, fibra, y sobre todo líquidos (agua), ya que así contribuyen a mejorar la hidratación.

Consejos fundamentales para la alimentación en verano:

– Debemos tomar alimentos frescos, ligeros, ricos en agua y fibra.

Estos son los principales:

Hortalizas y verduras; tomate, lechuga, pepino, col, coliflor, brócoli, alcachofa, calabacín, berenjena, pimiento, remolacha, zanahoria, acelga, apio, puerro, cebolla, rábano, nabo, judías verdes, brotes de soja, y escarola.

Frutas; ricas en agua, como el melón, la sandía, la fresa, el melocotón, el albaricoque, la ciruela, la cereza, la uva, el kiwi, la piña, el higo, la manzana..

Cereales; integrales de cebada, maíz, o mijo, ya que no aportan grasas.Debemos evitar los alimentos muy calóricos, especialmente los ricos en grasas saturadas como las carnes grasas, los embutidos, los quesos curados y la leche entera.
Tomar alimentos ricos en ácidos grasos mono y poli-insaturados como el ácido oleico, presente en el aceite de oliva y los aceites de semillas, los frutos secos oleaginosos y el pescado azul, rico en ácidos grasos omega 3.

– Modo de preparación.

Preparar diariamente ensaladas, utilizar preparaciones ligeras, en forma de caldos, sopas y cremas frías, gazpachos, preparar las carne o pescado a la plancha o cocido, tomar abundante fruta, bollería y dulces no más de una vez a la semana, controlar las especias picantes y los condimentos excesivos.

– Bebidas para el verano

Hay que beber de 2 a 2,5 litros al día, no sólo de agua, podemos complementar los líquidos con zumos de frutas, leche, batidos, horchatas, infusiones, y a base de alimentos ricos en agua.

alimentacion

,
Golpes de calor: que son y como identificarlos
cuidando nuestra piel

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.