Hoy hablamos de… EPOC

Hace muy poco compartíamos un artículo que hablaba sobre la EPOC o lo que es lo mismo, la Enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Esta enfermedad pulmonar provoca dificultad para respirar y se va produciendo de manera progresiva o degenerativa.

¿Sabías qué… actualmente 64 millones de personas están afectadas por EPOC?

En realidad, EPOC no es una sola enfermedad, sino que este término, engloba a las diferentes dolencias que dañan a los pulmones y que provocan que la persona que lo sufre tenga la sensación de asfixia.

Para que te hagas una idea, una persona que esté afectada por esta enfermedad se “ahoga” literalmente al realizar cualquier actividad.

Síntomas del EPOC

Como te acabamos de comentar, el principal síntoma es la falta de aire, la sensación de ahogo. Esto se denomina “disnea”. Además de este síntoma, la tos crónica y la expectoración anormal también son presentes en quienes padecen EPOC. Evidentemente en el momento que estos síntomas van empeorando, sobre todo el de la disnea, dificultan mucho el día a día de una persona puesto que subir escaleras o coger la bolsa de la compra puede ser complicado.

Es una enfermedad incurable pero el diagnóstico precoz en este caso puede ayudar con un tratamiento adecuado para mejorar la vida de la persona enferma. Así que dejar de fumar es más que vital para las personas afectadas.

Para detectar esta enfermedad se debe realizar una prueba llamada espirometría que lo que hace es medir la capacidad pulmonar. Lo hace midiendo la cantidad y la velocidad del aire, tanto el que inspiramos como el que espiramos.

Como hemos dicho que es una enfermedad que va avanzando lentamente, normalmente no se suele diagnosticar en personas jóvenes, sino en personas de edad media o avanzada. En casos muy extremos, la EPOC dificulta muy seriamente la vida diaria impidiendo incluso que pueda caminar o cocinar. Hechos tan simples pero que con una discapacidad pulmonar muy importante es todo un reto.

Si sufres esta enfermedad y quieres compartir tu caso con nosotros, no dudes en contactarnos o comentar este artículo.

, ,
Ictus: qué es y cuáles son sus síntomas
Iris y Thula, una increíble historia de amistad

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú