¿Indiana Jones o misión imposible?

COMO ELEGIR UNA SILLA DE RUEDAS SIN QUE TE VAYA LA VIDA EN ELLO

 

Uno de los momentos que generan más confusión es, sin lugar a dudas, es el momento de elegir una silla de ruedas. El uso de un producto de apoyo tan común puede suponer un punto de inflexión en la vida de una persona.

Es cierto que son muchos los motivos que pueden llevar a una persona a hacer uso de un “instrumento” como este. Pero sea cual sea, sentarte en una silla para desplazarte de un lado a otro es una de las cargas más pesadas que pueda llevar una persona que anteriormente ha sido totalmente autónoma.

Aceptar que ya no puedes desplazarte por tu propio pie, con mayor o menor dificultad, es aceptar una pérdida. Es sentir un pellizco desgarrador en el pecho que, al apretar se lleva parte de ti, de tu autonomía… de tu poder hacer. Es sentirte atado a un elemento capaz de quitarte lo más preciado, la libertad.

Casi no nos paramos pensar cómo se ve el mundo desde esa altura. ¿O tal vez deba de decir bajura?

En todos los sentidos, estar atado a una silla de ruedas te coloca en una posición inferior al resto de las personas que sí pueden caminar por su propio pie. Tan solo el hecho de salir a la calle y pasear por la acera, o cruzar al otro lado, puede suponer toda una aventura, de las de Indiana Jones en sus mejores tiempos.

El hecho de entrar en algunos edificios, llenos de barreras arquitectónicas, se convierte ya, en “Misión Imposible”.

Saber elegir cómo ha de ser la silla de ruedas ideal para cada situación, perfil o uso y manejo, puede facilitar mucho las cosas. Al menos, puede quitarte, de entrada, algunas barreras a la hora de usarla.

¿Quieres saber cuáles son las cosas que has de tener en cuenta en el momento de elegirla? Te recomiendo contestar a las siguientes preguntas y verás que la respuesta está en ti.

  1. ¿Rueda grande o pequeña? Depende de la fuerza que tenga en los brazos para desplazarse por sí sola. Si lo que buscas es tu autonomía, la mejor elección es la silla de ruedas grandes. Si es para uso de una persona dependiente, cuyo manejo lo hará una tercera persona, no lo dudes; escoge la silla de ruedas pequeñas. Adiper, asesoramiento profesional.
  2. ¿Acero o aluminio? ¡Qué buena pregunta! Piensa en el peso que quieres que tenga. La silla de acero es más robusta, pero más pesada también (entre los 19 y 21 kilos). Sin embargo, la de aluminio, aunque está hecha de un material más ligero, plantea ventajas a la hora de trasladarla de un sitio a otro; por ejemplo, entrarla en el maletero del coche. Esta pesa entre los 9 y los 12 kg aproximadamente. Adiper, asesoramiento profesional.
  3. ¿Me cabe por las puertas y/o el pasillo? La medida estándar es de 65 cm. Es importante que tengas en cuenta las dimensiones de tu casa (si la vas a usar en interior). Si compruebas que la silla es más ancha que el espacio disponible, puedes elegir una más estrecha. Consulta en el establecimiento donde vayas a comprarla. Es preferible que te dejes asesorar, en este caso, por profesionales. (adiper.es)
  4. ¿Por dónde voy a usarla? Si el uso regular va a ser en el domicilio, tal vez sea mejor decantarse por una de ruedas traseras pequeñas, pues facilita mucho más el traslado y la entrada y salida a las habitaciones. Si por el contrario vas a usarla principalmente en exteriores, la rueda trasera grande permite superar mejor las dificultades en el terreno.
  5. ¿Dónde voy a comprarla? Es muy importante elegir el lugar dónde adquirir la silla de ruedas. A veces, es preferible gastarse algo más, pero tener la seguridad de que estás asesorado por profesionales y te garantizan reposición de piezas o complementos. (adiper.es)
  6. ¿Necesito complementos? Para estar cómodo, en ocasiones es necesario disponer de ciertos complementos. Por ejemplo:
    1. Si se va a pasar muchas horas en la silla, es recomendable un cojín antiescaras.
    2. Si la persona tiene riesgo de caída, tal vez sea aconsejable algún sistema de sujeción; como es cinturón o arnés.
    3. Si va a llevar enseres personales o sanitarios, la bolsa para la silla puede ser de gran utilidad.
    4. En invierno el uso de sacos térmicos para sillas de ruedas es muy útil. Se puede evitar la antiestética manta tradicional y estar, a la vez, más resguardado del frío.

Estas son las preguntas más frecuentes y útiles a la hora de elegir una silla de ruedas. Verás, como dije anteriormente, que la respuesta la tienes tú, pues eres el que mejor conoce tu situación.

No obstante, ante cualquier duda, consulta con profesionales, ellos pueden acompañarte en la decisión.

 

 

 

, , , , , , ,
Personal Adiper Servicios Sociosanitarios
¿Dónde vas a usar la silla de ruedas?

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.