Accesibilidad en la vivienda de personas dependientes

Muchas veces no nos paramos a pensar en las limitaciones que puede encontrarse una persona en silla de ruedas o con movilidad reducida, tanto fuera como dentro de casa.

En cuanto al  exterior y la accesibilidad ser refiere, es un tema que trataremos más adelante, pero hoy vamos a centrarnos en la accesibilidad de puertas para dentro, en la accesibilidad en el hogar.

Para una persona dependiente, pueden existir multitud de elementos que se deban transformar o adaptar, para facilitar el día a día de una persona dentro de su hogar, con el mayor confort posible eliminando las barreras y limitaciones con las que nos podamos topar.

Vamos a ver punto a punto, la adaptación de una vivienda:

 

  • Entrada o acceso a la vivienda.

Una entrada de la vivienda accesible debe abolir por completo los escalones o escaleras. En caso de vivir en sitios con escalones, se puede complementar la zona con rampas suaves y antideslizantes para los días de lluvia y/o plataformas elevadoras.

Las rampas, para que tengan criterios mínimos de accesibilidad, deben ser de suave pendiente y cortas en su longitud. Se recomienda:

  • Para un recorrido de 6-10 m, una pendiente longitudinal máxima del 6%.
  • Para un recorrido de 3-6 m, una pendiente longitudinal máxima del 8%
  • Para un recorrido inferior a 3 m, una pendiente longitudinal máxima del 10%.

 

  • Puertas y pasillos de la vivienda.

Las puertas y accesos deben permitir el paso de una silla 84 cm. de amplitud y el suelo y los espacios deben facilitar el movimiento de ésta.

Los pasillos de nuestra vivienda óptimos tendrán una amplitud ser de entre 0,90 y 1 m.

Para lograr un espacio amplio y libre, es recomendable colocar puertas correderas en lugar de puertas tradicionales.

  • Muebles adaptados de la vivienda.

La ubicación de los puntos de uso de las instalaciones (puntos de luz, interruptores, enchufes, toma de televisión, teléfono, etc…) deben estar al alcance de la persona con discapacidad. Se debe poder realizar un giro de 1,20 m de diámetro libre de todo obstáculo frente a la puerta de acceso y frente a la cama.

Los muebles deben disponer a lo largo de los frentes que deben ser accesibles de una franja de espacio libre de 80 cm o más.

Si el domicilio dispone de recursos tecnológicos que faciliten las tareas diarias a la persona dependiente, (mando a distancia, teléfono inalámbrico, servicio de teleasistencia, persianas elétricas,etc.), harán de él un lugar de ensueño para las personas discapacitadas.

No nos olvidemos de proteger las esquinas de los muebles y el resde de las paredes para evitar que sean punzantes.

Los muebles deben estar bien sujetos, poner a una altura adecuada en el caso de personas en silla de ruedas.

 

  • Accesibilidad en el baño.

Los suelos deben ser antideslizantes para evitar posibles caídas o resbalones que puedan provocar golpes.

Las bañeras deben suplantarse por platos de duchas.

La loza sanitaria se pondrá a la altura necesaria. Los grifos deben tener los alargues oportunos para que una persona en silla de rueda alcance, y no nos olvidaremos de usar espejos regulables a la altura de usuarios de silla de ruedas.

 

  • Accesibilidad en la cocina de la vivienda.

Debe ser una cocina cuadrada y espaciosa, que permita girar con la silla de ruedas.

Los muebles que estén colgados, deben estar a una altura más baja o disponer de mecanismo para que la estantería pueda descender.

La altura del pollo de la cocina debe ir acorde con la silla de ruedas, para tener buen acceso al fregadero y buena visión a la cocina o vitro a la hora de preparar la comida.

Pueden colocarse mobiliario con ruedas que se mueva para facilitar el paso o la manipulación del mismo.

  • Dormitorios adaptados dentro de la vivienda.

Si la persona dependiente tiene una movilidad reducida, usaremos camas articuladas. La altura de la cama debe adecuarse a las necesidades personales y del espacio. Se recomienda que esté a una altura mínima entre 45 y 50 cms

Los cajones y armarios deben tener una altura óptima, así como proteger picos o elementos que sobresalgan y puedan hacer daño.

Los cajones deben tener asas en lugar de pomos.

Las ventanas son mucho más cómodas si son de corredera y se abren hacia afuera.

En la siguiente página, podéis acceder a un enlace con a distintos Programas que ofrece Extremadura y que posibilitan la adaptación de los espacios a las necesidades de personas con dependencia o discapacidad: Accesibilidad .

[Tweet “Programas que ofrece Extremadura y que posibilitan la adaptación de los espacios a las necesidades de personas con dependencia o discapacidad: Accesibilidad .”]
, , , , , ,
El Gran Reto a Debate
Participación social del mayor

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.