Día Internacional de las personas con discapacidad

Nuestro país es un país solidario y hoy es el Día Internacional de las Personas con discapacidad. Es, además, uno de los más solidarios del mundo. Ahí están los datos de donaciones, de bancos de sangre y de órganos. La sociedad, sobre todo la civil, está muy concienciada, salvo casos puntuales, del apoyo a los que más necesitan sentirse acompañados en su gestión del dolor y de la superación.

De esto no nos cabe absolutamente ninguna duda

La empatía ciudadana

Es curioso, y agradable además, que, de forma general, las personas no sienten pena por las personas con discapacidad cuando se encuentran con ellas, insistimos, de forma general. Las personas muestran empatía, de la de verdad. En las que las neuronas espejo parece que están tocando una balada de rock.

Queremos conocer qué es lo que realmente necesita esa persona cuando nos la encontramos. Nos fijamos en sus miradas, en sus gestos, en su boca para saber si lo que le vamos a ofrecer de ayuda le puede molestar más que ayudar, dado que si hay algo que muchas personas con discapacidad no se sienten, o no quieren sentirse es precisamente, dependientes. Después de ese “análisis”, de milisegundos, actuamos. Por eso pensamos que una de las razones de que el Día Internacional de las Personas con discapacidad no coincida con el Día Internacional de la Dependencia sea por esto.

La juventud es, además, clave en este apartado y, por suerte (mejor dicho, por un gran trabajo educativo de padres y escuelas) están concienciados. Se apuntan enseguida a esas APPs para poder ser voluntarios y cuidar de personas dependientes o con discapacidad por ejemplo. Hacen quedadas como voluntarios o se apuntan a campamentos de verano para ello.

El Día Internacional de las Personas con discapacidad

La ONU define la Discapacidad: “es una condición que afecta el nivel de vida de un individuo o de un grupo. El término se usa para definir una deficiencia física o mental, como la discapacidad sensorial, cognitiva o intelectual, la enfermedad mental o varios tipos de enfermedades crónicas.”

Sin embargo, lo explicado anteriormente, esa solidaridad, esa empatía, no es lo habitual en el mundo. La discapacidad no sólo es una barrera para el desarrollo personal, físico y mental, sino, en muchos lugares de nuestro planeta, una excusa para la marginación, la exclusión de estas personas de una sociedad alimentada por la belleza física, la elocuencia y, la economía del trabajador completo y versátil.

El Día Internacional de las Personas con discapacidad no es una celebración, pero tampoco es un día para llorar. Es, en cada ocasión, cada año, un llamamiento mundial y de recordatorio de apartados importantes en el desarrollo de la conciencia de todos como grupo según va evolucionando la sociedad. No sólo hay que fijarse en eso, en que es el Día Internacional de las Personas con discapacidad; también hay que observar en qué ámbito, las organizaciones, van desarrollando y mejorando pautas para conseguir que todas las personas mantengan sus derechos intactos, ya sea por color de piel, sexo, religión o, como en el caso que nos ocupa, condición física o mental.

Porque sí, la sociedad avanza, la civil. Pero todos somos conscientes de que las entidades públicas, políticas y gubernamentales van “a otro ritmo”, y no más rápido precisamente. De ahí que la ONU y la OMS, principales garantes de los Derechos Humanos tengan que, no sólo recordar que las personas Discapacitadas están ahí, que no es ayuda lo que piden o necesitan en muchos casos, sino que se les permita luchar, desarrollarse en su esfuerzo por tener una vida feliz y lo más plena posible, sin más obstáculos de los que ya tienen, que no son pocos.

Por ello, este año, en el Día Internacional de las Personas con discapacidad, el lema se centra en “el empoderamiento de las personas con discapacidades para asegurar un desarrollo sostenible, inclusivo e igualitario y de esta manera, cumplir con la Agenda de Desarrollo Sostenible.”

Es decir, permitir, sin obstaculizar y facilitándolo, que las personas con discapacidad gozen de independencia, que les permitan trabajar, avanzar, mejorar y, en definitiva, que les permitan tener poder.

Cuidadores

Ellos, los cuidadores, conocen bien, conocemos bien, la temática. Los cuidadores, tanto familiares, como de apoyo y profesionales, llevan “tuiteando” toda la jornada, todo el mes, todo el año sobre ello. Llevan/llevamos décadas, cuando no había twitter ;), trasladando su saber, sus conocimientos, sus sensaciones, a amigos, conocidos, compañeros, a… sus hijos (esos que mañana serán solidarios).

Los ejemplos son infinitos, pero nos ha gustado enormemente este vídeo lleno de amor, fortaleza, de uno y de otro para seguir adelante, para empoderarse mutuamente. Los dos comparten lo necesario para, eso, tener poder. Tener poder de afrontar una situación que cuando llegue a término siendo independientes, aunque con discapacidad mejorará, no sólo sus vidas, sino las de todos a su alrededor, por el ejemplo, por la humanidad, por el tesón, por el amor…

No es el típico de silla de ruedas, no es un niño con muletas. Es una persona discapacitada física y mentalmente que va mejorando gracias al apoyo de alguien querido y cercano. Su cuidadora, su compañera, su amor, y viceversa. Nos ha parecido un ejemplo perfecto para el día de hoy.

Los cuidadores están ahí, con las personas con discapacidad, en sus momentos de alegría, compartiendo tristezas y logros. Y las personas con discapacidad están ahí también, para sacar esa fuerza de donde muchas veces no queda, esa sonrisa, ese motivo por el que seguir adelante acompañándose mutuamente.

Lo sabemos bien en ADIPER y SALUUS. Todos los días tenemos decenas de emotivas historias, positivas y alegres (en su mayoría), y negativas y tristes. Pero, todas ellas, hacen que nos mantengamos fuertes, que empaticemos con ellos y con sus cuidados, aunque no los conozcamos personalmente y nos acostemos con el convencimiento de que un día más, mañana, pondremos más granitos de arena para mejorar, no sólo las vidas de las personas dependientes, discapacitadas o no, sino de toda la sociedad.

Así que ¡a empoderarse toca!, todos. Las personas con discapacidad y las que no lo son, los cuidadores y los que no lo son (aún). Todos tenemos que empoderarnos y cuando ya sea un clamor tan grande que se pueda cortar con tijeras en el aire, ni la política lo podrá frenar.

Por ello, sí, decimos Día Internacional de las Personas con discapacidad.

Un saludo,

Todo el equipo de ADIPER.

,
calendario solidario
Calendario Solidario Saluus y Adiper 2019 para Hinepa
Día Internacional de la Solidaridad
Día Internacional de la Solidaridad. El cuidador y la Solidaridad

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú