El cuidador y los diferentes grados de dependencia

Cuando una persona se encuentra con una pérdida de autonomía física, psíquica o intelectual, se considera que está en una situación de dependencia y por tanto, necesita la ayuda de un cuidador para realizar su rutinas diarias. Existen varios grados de dependencia y en función del mismo, necesitará mayor o menor apoyo del cuidador. Pero siempre el cuidador debe fomentar que todo lo que pueda hacer por sí mismo lo realice de forma independiente, y siempre bajo una actitud de respeto y amabilidad. Sin prejuicios y de forma competente para evitar actitudes de sobreprotección que fomenten la dependencia.

En primer lugar, hay que saber qué tipo de grados de dependencia tiene el paciente y que habilidades, porque en función de ello, basaremos las acciones que debemos desempeñar y las que debemos motivar en la persona. En este sentido, es importante tener paciencia para que realice las cosas de forma autónoma y por supuesto, animarle a que haga las mayores actividades posibles por sí mismo. Y como cuidadores, no olvidar establecer rutinas para ciertas actividades diarias como el aseo, las comidas, el paseo… le creará seguridad y tranquilidad.

Con la persona, el cuidador deberá realizar actividades clasificadas en dos tipos, las actividades básicas de la vida diaria, que son fundamentalmente para cuidarse a uno mismo y son:

– Comer y beber.

– Controlar las necesidades e ir al lavabo.

– Vestirse y desvestirse.

– Lavarse y cuidar el aspecto físico.

– Cambiar y mantener posiciones corporales.

– Desplazarse dentro de casa.

– Levantarse e ir a dormir.

Y por otro lado, que son las actividades instrumentales de la vida diaria, que van un poco más allá y permiten a la persona llevar una vida independiente, hablamos de:

– Caminar por la calle.

– Limpiar y mantener la casa en condiciones.

– Comprar.

– Lavar y cuidar la ropa.

– Cocinar.

– Manejar dinero.

Teniendo en cuenta estas acciones, el cuidador debe valorar las necesidades de atención, vinculadas bien sea a las actividades básicas o a las instrumentales, al igual que identificar el grado de dependencia de la persona. Esto se debe a que es importante conocer sus capacidades y saber poner límites en la ayuda con el mismo fin de potenciar al máximo sus capacidades.

Por lo tanto, es primordial que el cuidador observe al paciente y valore qué ayuda necesita y tratar de promover al máximo las capacidades del paciente.

, ,
Al otro lado del selfie
Semana de la moda y la discapacidad

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú